El 1ero. de Septiembre del 2007 se cumplirán 75 años de la ocupación de Leticia
Recordando el Conflicto con Colombia de 1932/33


Por el May. Gral. FAP (R) Oscar Gagliardi Kindlimann

Durante el gobierno del Presidente Augusto B. Leguía, por Decreto Supremo del 20 de mayo de 1929 se creó el Cuerpo de Aviación del Perú, que pasó a depender del recientemente creado Ministerio de Marina y Aviación. Con este mismo Decreto Supremo entró en funciones el Cuerpo de Reserva de Aviación y el 2 de octubre de 1931, durante el gobierno del Presidente Comandante EP Luís M. Sánchez Cerro, se aprobó el Estatuto del Cuerpo de Aviación del Perú (CAP). En esta organización se incorporaron todos los medios aéreos y el personal de aviadores, mecánicos y especialistas del Ejército y la Marina. Estando en proceso de adopción el Estatuto del CAP, en 1932 se suscitaron serios problemas políticos con levantamientos de elementos civiles, opuestos al gobierno de Sanchez Cerro, encabezados por Víctor Raúl Haya de la Torre, creador y fundador de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) en 1924, los que se desarrollaron en los Departamentos de La Libertad y Ancash y que fueron debelados por el Ejército, la Marina, la Policía y las unidades del naciente Cuerpo de Aviación del Perú, luego que el gobierno decretara el Estado de Sitio por 30 días el 7 de julio de 1932. Este levantamiento y su debelación produjeron un derramamiento de sangre y gestación de odios entre peruanos, y ocasionó un desgaste de los escasos medios que se disponían, a lo que se sumó la difícil situación económica del país para una pronta restitución.

A los dos meses de ocurrido estos hechos en el frente interno del país y con las heridas aún sin cicatrizar, se presentó un problema en el frente externo. El 1ero. de septiembre de 1932 se produjo la ocupación de Leticia por parte de civiles peruanos al mando de un oficial del Ejército en la situación militar de retiro, en protesta por la suscripción, el 24 de marzo de 1922, del tratado de límites Salomón-Lozano con Colombia, realizado durante el gobierno del Presidente Augusto B. Leguía, cuyas ratificaciones fueron canjeadas en Bogotá el 19 de marzo de 1928 disponiéndose su ejecución en 1930 mediante el trazo de la frontera y la entrega de los territorios. Frente a la situación que se presentaba el gobierno del Presidente Sánchez Cerro decidió apoyar la ocupación. Este hecho, no planeado, tomó por sorpresa no solo al gobierno sino también a las instituciones militares, entre ellas al recientemente creado Cuerpo de Aviación del Perú que disponía de muy pocas unidades aéreas, las que se concretaban a 8 aviones de observación y bombardeo ligero biplanos Vought Corsair algunos equipados con pontones y un reducido número de aviones de transporte de poca capacidad, de los cuales 3 se encontraban en Iquitos, 2 en la zona de San Ramón-Masisea y 4 en Lima. Además de estos se contaban con algunos aviones de instrucción con gran desgaste. El material de guerra era reducido y centralizado en Lima, consistente en bombas de fragmentación de 25 y 50 libras que no llegaban a las 200 unidades. Frente a esta realidad y a la situación económica en la que se encontraba el país, se dispuso la realización de una colecta a nivel nacional a fin de recaudar los fondos necesarios para la adquisición del material requerido para hacer frente al problema que se había presentado en el nororiente el país.

La Inspectoría de Aviación del CAP presentó, con el carácter de urgente, sus requerimientos y estos fueron los siguientes: adquisición de 25 aviones de combate, de los cuales 15 eran de observación y bombardeo Douglas O-38-P y 10 eran de caza Curtiss Hawk. Ambos tipos con ruedas intercambiables a pontones, con motores iguales Wright Cyclone de 640 HP. También 2,000 bombas, de las cuales 800 eran de demolición de 50 y 100 libras y 1,200 eran de fragmentación de 25 libras. Como el monto de los requerimientos superaba largamente el monto de lo colectado se decidió la compra de solo 9 aviones de combate: 6 aviones biplanos de observación y bombardeo Douglas O-38-P y 3 aviones biplanos de caza Curtiss Hawk, mas 5 motores Wasp C-1 y 5 juegos de pontones de repuesto para los aviones biplanos de observación y bombardeo ligero Vought Corsair que ya disponía el CAP y también equipo adicional para su sistema de armas. Los 9 aviones adquiridos llegaron al Perú en enero de 1933.

El CAP efectuó el despliegue de sus medios aéreos a San Ramón, Masisea e Iquitos. Para el despliegue se emplearon dos rutas: una con aviones equipados con pontones de Ancón a Paita y luego cruce de la cordillera de los Andes hasta llegar a Iquitos y la otra sin pontones de Las Palmas a San Ramón, Masisea, cambio de ruedas por pontones y vuelo a Iquitos. En el despliegue de los aviones se accidentaron en la ruta del norte 2 Douglas O-38-P además de un Vought Corsair, llegando a Iquitos 4 Douglas. De los 3 aviones de caza Curtiss Hawk que emplearon la ruta del centro solo llegaron 2 a Iquitos. También se desplazaron a Iquitos 6 aviones Vought Corsair.

Hubo otras adquisiciones, donaciones y alquiler de aviones de transporte, para poder hacer frente al movimiento de abastecimientos, material de guerra y personal en apoyo a las operaciones de combate en el Teatro de Operaciones del Nor Oriente.

Las hostilidades se iniciaron el 14 de febrero de 1933, por parte de Colombia, que con una flotilla fluvial, llevando personal combatiente, acompañada de medios aéreos tripulados por mercenarios alemanes ex-combatientes de la I GM, atacaron y tomaron la posición Tarapacá.

Los medios aéreos del CAP tuvieron una participación muy activa multiplicándose en el cumplimiento de sus misiones en apoyo a nuestras fuerzas y atacando a los medios fluviales de la fuerza colombiana y haciendo frente incluso a los aviones de caza que los atacaban.

El Ejército mantenía sus posiciones y la marina de guerra del Perú había llegado a emplazar sus medios navales frente a las costas colombianas de manera amenazante, cuando el 30 de abril de 1933 se recibió la noticia que el Presidente del Perú, Comandante EP Luís M. Sánchez Cerro había sido asesinado en el Campo de Marte por un aprista de nombre Abelardo Mendoza Leiva cuando revistaba a las tropas que habían sido movilizadas. Frente a este hecho asumió la Presidencia de la Junta de Gobierno el General EP Oscar R. Benavides.

La suspensión de las hostilidades entre Perú y Colombia se produjo de conformidad con lo acordado en Ginebra el 24 de mayo de 1933. Antes de finalizar el conflicto el Perú había adquirido en Francia, bajo contratos firmados el 5 y 8 de marzo de 1933, el siguiente material aéreo: 6 aviones de instrucción primaria Morane, 6 aviones de instrucción básica y avanzada Hanriot, 12 de observación y bombardeo ligero Potez-39 y 13 aviones de caza Nieuport-121 de los cuales 6 de cada tipo vendrían equipados con pontones. Estos aviones empezaron a llegar a partir del mes de septiembre de 1933.

Pocos años después, el 13 de octubre de 1936, durante el gobierno del Presidente Oscar R. Benavides el Cuerpo de Aviación del Perú pasó a denominarse Cuerpo Aeronáutico del Perú, siempre dependiente del Ministerio de Marina y Aviación por intermedio de la Inspectoría General de Aviación. El 17 de agosto de 1938 el Comandante Armando Revoredo Iglesias con un grupo de pilotos y mecánicos fue enviado a Estados Unidos para supervisar la compra de los aviones North American NA-50 y los Douglas Nortrop 8A-3P los que se sumarían a los aviones de fabricación italiana.


Publicado en ArribaSiempreArriba.com